Los peores accidentes de tren de la historia

19

Exceso de velocidad, explosiones de gas o búfalos fueron algunas de las causas de los grandes desastres ferroviarios de la historia. Los motivos fueron a veces confusos, así como el número de víctimas, a menudo minimizado por los gobiernos correspondientes. En algunos casos, la sobrecarga de pasajeros fue clave en el descontrol del vehículo; en otros, parecía que el destino ya había previsto la tragedia, como en el viaje que hicieron sin frenos (casi) los soldados franceses que volvían a casa en diciembre de 1917.

Guadalajara (México), 1915: descarrilamiento por sobrecarga

Se dice que el líder mexicano Venustiano Carranza dio permiso a los revolucionarios ubicados en Guadalajara para que los familiares los visitaran en la ciudad. Fue en el ecuador de la Revolución Mexicana (1910-1920) cuando el conductor de este tren que transportaba 900 personas perdió el control en el tramo conocido como “el pendiente de Sayula”: la sobrecarga de los 20 vagones, dispuestos especialmente para este trayecto, provocó la precipitación del vehículo por aquel barranco el 22 de enero de 1915. el accidente dejó más de 600 muertos.

Otras versiones de la tragedia apuntan a que el accidente fue provocado, debido a los enfrentamientos entre los diferentes grupos revolucionarios en el México de la época. Sea como sea, ha quedado en la memoria como el accidente ferroviario más grave del país.

Ciurea (Rumanía), 1917: fallo de los frenos a diez kilómetros de la llegada

Las nevadas y un frío insoportable fueron claves en un accidente que provocó la muerte de unas 800 personas: el ‘tren Correo’ emprendió la ruta rumana entre las ciudades Galati y Iasi el 11 de enero de 1917. Refugiados, heridos y soldados que huían del ataque alemán en la zona eran los ocupantes de los 26 vagones de aquel convoy.

El tren iba con retraso debido a las nevadas, que dificultaban la circulación. Algunos pasajeros que viajaban en el techo del vehículo murieron congelados; algunos de los que estaban en el interior también sufrieron las bajas temperaturas, para que las ventanas del tren no tenían cristales.

Los operadores intentaron reducir la velocidad de la locomotora antes de entrar en la estación de Ciurea, cuando sólo quedaban 10 kilómetros para llegar al destino final, pero sólo funcionaron los frenos de los dos primeros vagones y el tren descarriló y se incendió el 13 de enero de 1917.

Saint-Michel-de-Maurienne (Francia), 1917: un conductor amenazado de muerte

La falta de locomotoras disponibles comportó que se juntaran dos trenes para formar un vehículo con cabida para unos 1.000 pasajeros. Muchos eran los soldados franceses que se encontraban en el frente italiano durante la Primera Guerra Mundial, que emprendieron el viaje de vuelta a casa el 12 de diciembre de 1917.

El vehículo disponía de 19 vagones, pero sólo tres tenían frenos automáticos, por lo que se pusieron siete hombres, en algunos de los vagones que no tenían, para activar el freno de mano cuando fuera necesario. El conductor, que conocía bien el recorrido y las dificultades del trayecto, se negó a realizar el viaje en esas condiciones. Sin embargo, el tren partió porque el conductor fue amenazado a punta de pistola por un oficial francés.

El descarrilamiento se produjo cuando el ferrocarril descendía por los Alpes: poco después de pasar la estación de Modane alcanzó los 135 kilómetros por hora. Aunque el conductor intentó frenar, el tren descarriló y se incendió cerca de la población Saint-Michel-de-Maurienne. Se cree que unos 700 o 800 soldados, incluso más, murieron en ese accidente.

Accidente tren Saint Michel de Maurienne (1917)

Torre del Bierzo (España), 1944: choque de trenes múltiple en un túnel

Este fue uno de los accidentes ferroviarios más graves y complejos ocurridos en España: entre 200 y 500 personas murieron tras el choque de hasta tres trenes en un túnel cercano a Torre del Bierzo (León), el 3 de enero de 1944.

El tren correo expreso número 421 realizaba la ruta Madrid – A Coruña en un viaje ya problemático: el ferrocarril, de 12 vagones y con 800 pasajeros, tenía los frenos de la locomotora principal en mal estado, por lo que llevaba una locomotora extra para solucionar el problema. Sin embargo, esta fue eliminada antes de arrancar porque también era defectuosa.

El tren cogió una gran velocidad en la pendiente posterior a la localidad de Brañuelas (León) y sin posibilidad de frenar chocó contra una locomotora de tres vagones en el túnel número 20 del trayecto: este primer impacto provocó el incendio de seis vagones, descarrilados en ese espacio reducido. Poco después, un tren de mercancías cargado de carbón, que no recibió el aviso del accidente, tampoco pudo frenar y se topó con los dos vehículos anteriores.

Los afectados también sufrieron la censura franquista: según el régimen, sólo murieron unas 57 personas, cuando, en realidad, se cree que la cifra de víctimas era de entre 200 y 500. La película ‘Túnel número 20’ , de Ramón de la Fontecha, recogió los hechos y ganó el Goya al mejor cortometraje documental en 2003:

Balvano (Italia), 1944: “muerte dulce” por monóxido de carbono

El 2 de marzo de 1944, el tren 8017 debía realizar el trayecto Salermo – Potenza. Unos 35 de sus 47 vagones estaban libres y 20 de estos tenían las puertas abiertas, por lo que hasta 650 personas pudieron subir a las estaciones de Éboli, Perrammo y Romagnano.

Hay varias versiones que explican por qué el tren se detuvo en un túnel que había en ocho kilómetros de Balvano: unas apuntan que los maquinistas recibieron el aviso de la existencia de un obstáculo en la vía (quizá otro tren); otros, que el ferrocarril se averió. La cuestión es que el vehículo se detuvo dentro del túnel las 23.40 h, dejando sólo tres vagones al aire libre: los pasajeros respiraron un exceso de monóxido de carbono proveniente del carbón de mala calidad que hacía funcionar la maquinaria, pues durante el conflicto fue difícil conseguir carbón en buen estado. Este gas provocó lo que se conoce como “muerte dulce” de más de 520 pasajeros.

Accidente tren Balvano (Italia) de 1944

Bihar (India), 1981: caída al río para evitar el choque con un búfalo marino

Los motivos del descarrilamiento de este tren aún no son claros, así como tampoco el número de personas que dejaron la vida. Según algunas fuentes, murieron un millar de personas; otros estimaron su dos mil o, incluso, tres mil, según recogieron algunos medios .

Seguramente, la lluvia y el viento incidieron en el accidente, así como la aparición de un búfalo de agua en las vías, según la explicación de los hechos que dio el maquinista. Este tren estaba diseñado para transportar unos 500 pasajeros en nueve vagones. El accidente evidenció que el vehículo iba sobrecargado.

El conductor activó el freno de manera insistente al ver que un búfalo cruzaba el carril en las proximidades del puente del río Kosi (Bihar), pero no pudo evitar el accidente. La mayoría de los pasajeros murió por el impacto de la caída o ahogados después de que los vagones se precipitaran al agua. Se calcula que unos 200 cuerpos nunca fueron recuperados.

Accidente tren Bihar (India), en 1981

Awash (Etiopía), 1985: el peligro de tomar las curvas a demasiada velocidad

El accidente del tren que realizaba el trayecto entre Addis Abeba (Etiopía) y el país fronterizo Yibuti fue provocado por un exceso de velocidad en una curva pronunciada. El vehículo, de cinco vagones y con unos mil pasajeros, descarriló en Awash, cerca de las localidades etíopes de Arba y Kora, después de que el maquinista no lograra reducir la marcha antes de una curva. Cuatro de los vagones se precipitaron por un barranco, en un choque que causó la muerte de unas 428 personas y más de 500 heridos.

Los equipos de rescate trabajaron durante todo un día para localizar supervivientes entre los vagones. Según informó El País el 15 de enero de 1985 , las personas en estado más grave fueron evacuadas en helicópteros a hospitales de Awash, Metahara y Nazaret.

Accidente tren Etiopía (1985)

Ufa (Rusia), 1989: incendio por fuga de gas

El accidente de tren más grave de la historia de Rusia afectó dos trenes de la línea regional Kúibixev. Una fuga de gas generó una nube inflamable a una zona no urbanizada situada a 50 km de la actual ciudad de Ufa y las chispas provocadas por el roce de las ruedas con las vías causaron una gran explosión al chocar con el gas. La combustión causó la muerte de 575 personas, más de 600 heridos, la destrucción de ambos trenes y la de la vegetación de la zona.

Para que nos hagamos una idea: se dice que la explosión fue tan potente que activó la alarma de la Defensa Aérea Norte Americana. En el siguiente vídeo se pueden ver algunas de las imágenes de la tragedia:

El Cairo (Egipto), 2002: la propagación de un fuego entre los vagones

Una botella de gas explotó en el quinto vagón del tren que realizaba el trayecto El Cairo – Luxor. El incendio de aquella madrugada del 20 de febrero de 2002 se propagó a siete de los diez vagones. El vehículo recorrió hasta 7 km mientras se incendiaba, por lo que muchas de las víctimas murieron quemadas, también parte de las que saltaron del tren para evitar el fuego.

Las fuentes oficiales cifraron los muertos en 383, aunque la sobrecarga apuntó a un número mayor de muertes en investigaciones posteriores: muchos cuerpos casi desaparecieron debido a la gran exposición.

Peraliya (Sri Lanka), 2004: ‘Queen of the Sea’, el tren del tsunami

El tren ‘Queen of the Sea’, con más de 1.700 pasajeros, también sufrió las consecuencias del tsunami que afectó al sudeste asiático en 2004. Los maquinistas decidieron detener el vehículo en la localidad de Peraliya, 200 metros del mar, al recibir la señal de aumento del nivel del agua. Algunos pasajeros decidieron quedarse en el interior del tren; otros pensaron a refugiarse detrás el vehículo, y otros subieron al techo para evitar ser arrastrados por la máquina. Una primera ola desplazó algunos de los vagones de las vías, pero la segunda arrasó y desmontó la estructura del vehículo: sus 9 metros de altura provocaron la muerte de casi todos los pasajeros; sólo 12 sobrevivieron.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *