Lo mejor y lo peor de un crucero por las Islas Galápagos

24

Ya sabéis que el crucero por las Galápagos es uno de nuestros tops de la vuelta al mundo, pero aún así, siempre hay cosas que se pueden mejorar. Si estás indeciso entre hacer un o visitar las islas por su cuenta o si simplemente deseas saber los pros y los contras de una aventura como esta, aquí te dejamos el mejor y el peor de un crucero por las Galápagos.

Lo mejor del crucero

– Los guías. Sobre todo uno de los guías que tuvimos era súper amante de su trabajo y transmitía muy bien todo el conocimiento. Los guías son claves en el crucero, porque pasas la mayor parte del tiempo con ellos.
–  La ruta. Aunque hubo partes que se pueden hacer por tu cuenta (la Lobe en San Cristóbal, la parte Alta y la Estación Darwin en Santa Cruz y la visita del 4º día en Puerto Villamil en Isabela), incluye muchas visitas a las que no se puede acceder con tours diarios (toda la zona oeste de Isabela). También incluye algunos tours diarios alrededor de Santa Cruz (Santa Fe, Plazas, Bartolomé, Seymour) con los que haciendo el crucero se ahorra tiempo.
– El ahorro de horas de navegación.   No hay que ir y volver el mismo día a una isla, siempre avanzas.
– El snorkel. Justo acabas y puedes ir al barco a hacerte una ducha de agua caliente (sobre todo si vas entre junio y diciembre, cuando la temperatura del agua puede ser muy fría).

Lo peor del crucero

– Es caro , pero aún así nosotros nos ha valido la pena y volveríamos a invertir el dinero pagado ahora mismo con los ojos cerrados para hacer otro igual o similar.
– La comida . En nuestro caso, no terminó de ser buena.
– Las propinas . Desde el primer día tienes un papel en la cabina donde dice que las propinas no están incluidas en el precio y que la estimación son 10-15 dólares por persona y día por el servicio y 8-10 dólares por persona y día por los guías. Una brutalidad que nosotros no nos podíamos permitir. Creemos que el precio que se paga es suficiente por el servicio ofrecido (del que no tenemos ninguna queja).
– La temperatura del agua. Depende mucho de la temporada. Nosotros fuimos en estación seca, pero fría. A veces, encontramos que el agua estaba helada y que la visibilidad bajo el agua no ha sido tan buena como esperábamos. Por el contrario, dicen que el agua fría y la poca visibilidad significa que hay más nutrientes y, por tanto, más oportunidad de ver animales marinos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *