Castillos en un solo grano de arena

139

Vik Muniz es un peculiar artista conocido por sus gigantescas instalaciones compuestas y esculturas creadas a partir de miles de objetos individuales. En colaboración con el también artista e investigador Marcelo Coelho, esta pareja de creativos visionarios han llevado un paso más allá todo lo relacionado con las esculturas de arena, construyendo los castillos de arena más pequeños del mundo… ¡en un único grano de arena!

Como podemos suponer, el proceso de construcción de un castillo de arena en un único grano de este material es cualquier cosa menos simple, y ha requerido más de cuatro años de ensayo y error utilizando métodos tanto antiguos como altamente avanzados hasta dar con la solución final.

Muniz primero dibujó cada castillo utilizando una cámara lúcida, una herramienta óptica del siglo XIX que proyecta un reflejo de lo que está en frente de la misma sobre un papel donde se puede dibujar a mano el propio reflejo. Los dibujos de Muniz fueron enviados a Coelho, quien trabajó con una serie de procesos de tallado a nivel microscópico durante varios años antes de decidirse por un método en concreto.

Finalmente, Coelho utilizó un haz de iones focalizados (FIB), con la capacidad de crear una línea de sólo 50 nanómetros de ancho (un cabello humano tiene aproximadamente 50.000 nanómetros de ancho) para tallar, en un único grano de arena, los dibujos que previamente habían sido enviados por su compañero Muniz.

Para finalizar estas minúsculas obras de arte, Muniz fotografió los granos de arena ya tallados y realizó ampliaciones para impresiones del tamaño de una pared. Los castillos de arena de Muniz y Coelho están expuestos, como parte de una exposición completa de la obra de Muniz que abarca los últimos 25 años del artista, en el Museo de Arte de Tel Aviv.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *